La Perseverancia vs Necedad

la perseverancia es la acción y efecto de perseverar. Este verbo hace referencia a mantenerse constante en un proyecto ya comenzado, una actitud o una opinión, aún cuando las circunstancias sean adversas o los objetivos no puedan ser cumplidos. Perseverar también es durar por largo tiempo.

Siempre nos han dicho que para alcanzar nuestrass metas hay que esforzarse al máximo e insistir a toda costa. Pero, ¿en qué punto sabemos si lo que estamos haciendo tendrá frutos o es válido retirarse por completo? La línea entre ser necio y ser perseverante es muy delgada.

¿Cuál es la diferencia entre ser necio y ser perseverante?

Alguien perseverante está comprometido y pone todo su empeño para alcanzar la meta porque sabe que contribuirá a su crecimiento integral y está capacitado para ello.

Un necio puede no salir bien librado en la búsqueda de la meta porque ese comportamiento es más bien un mecanismo de defensa que le ayuda a tener dominio sobre cosas que le angustian y que no necesariamente está apto para desarrollar.

Por ejemplo, un maratonista que entrena duro para romper su récord es una persona perseverante. Por el contrario, un “corredor” que sólo se ejercita los fines de semana, pero tiene el sueño de correr un maratón, definitivamente es un necio.

¿Cómo es un perseverante?                                     

Quién es perseverante tiene autoestima y seguridad en sí mismo. Tiene capacidad para resolver problemas de un modo efectivo.

La persona necia, por lo general, desconoce sus cualidades, por lo tanto, no tiene armas para defender lo que considera que le pertenece o insiste en hacer u obtener sin fundamentos.

La perseverancia es inspirada en un deseo genuino, alcanzable y posible. Pero también se tiene una idea clara de lo que se puede esperar y se acepta cuando ya no es posible avanzar más.

La perseverancia marca la pauta de cuántas veces es conveniente intentarlo, porque esa nueva oportunidad está construida en avances internos. Al llegar al punto de retiro, se dio todo el esfuerzo y se aceptan los alcances como parte de la experiencia.

¿Y el necio?

El necio es visceral, no acepta argumentos válidos. Cree siempre tener la razón y no suele aceptar que se equivocó.

 El necio no reconoce las capacidades de los demás. Vive frustrado, tiene baja autoestima. Culpa a otros de sus errores y es muy envidioso.

Por último, es de popular conocimiento la frase “persevera y triunfarás”, supuestamente creada por el filósofo romano llamado Lucio Anneo Séneca, que nació en el año 4 a. C..

54 thoughts on “La Perseverancia vs Necedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *